¿Sabes lo qué comes?. Conoce los trabajos de investigación de Joanne Blythman

Share Button

La periodista Joanne Blythman lleva años investigando los aditivos alimentarios en los alimentos procesados y no procesados y su repercusión en la salud. Ella en varios trabajos de investigación ha podido detectar nuevas estrategias de la industria alimentaria para ir retirando algunos aditivos peligrosos , aunque hay otra parte de la industria alimentaria que ha decidido seguir llevando las mismas prácticas pero con un lavado de cara y un proceso de marketing.

La Industria Alimentaria es conocedora de que los usuarios cada vez reclaman productos más sanos y naturales. Por ello algunos fabricantes se han puesto las pilas y han empezado a reducir o eliminar los aditivos alimentarios más peligrosos, lo cuál es loable. Sin embargo otros han decidido hacer campañas de publicidad con los términos "saludable" , "natural", "sano", sin embargo nada más lejos de la realidad .

Todos sabemos los estragos que han causado las grasas hidrogenadas o grasas trans en nuestra salud o los peligros del jarabe de maíz, responsable de gran parte de los casos de obesidad, por citar algunos ejemplos. Muchas marcas han retirado estos aditivos de sus productos debido a la alarma social que todo esto ha provocado para evitar pérdida de ventas.

No hay duda que muchos fabricantes usan productos naturales pero hay procesos químicos que convierten esos productos naturales en productos con gran cantidad de componentes químico por los procesos industriales a los cuáles han sido sometidos.

Bajo las siglas producto natural se esconden estos productos artificiales que pueden ser dañinos para la salud:

Vitaminas: Algunos fabricantes nos han dado gato por liebre según Joanne Blythman. Bajo la etiqueta "natural" ponen en la composición de muchos productos Vitamina C o Vitamina E. Hoy en día gran parte de la Vitamina C se obtiene de forma artificial a partir de la fermentación del maíz transgénico. En el caso de la vitamina E sintética se obtiene a partir de derivados del petróleo.

Colorantes: se extraen mediante procesos industriales utilizando disolventes poco saludables.

Edulcorantes: varios estudios constatan que los edulcorantes artificiales podrían tener que ver con la obesidad y la diabetes 2.

Aceites:  muchas conservas y productos envasados llevan aceites pero no se nos indica nada más. Son aceites refinados que se obitenen por procesos industriales y se les suele añadir productos químicos para conservarlos más tiempo.

Enzimas artificiales: se les añade a los panes, al ganado o a los zumos.

Ensaladas listas para consumir y lavadas: Se suele usar agua con mucho cloro , con ácidos de frutas y a menudo se usa la misma agua durante horas seguidas para lavar muchos kilos de ensaladas.

Mi consejo es que apostemos por los productos Ecológicos y frescos. Cualquier producto envasado puede haber sido procesado de tal manera que en esos procesos se hayan desvirtuado los productos naturales originales. Sería bueno consumir siempre de productores locales y que sepamos como se producen , tratan y envasan sus productos. De la gran industrial alimentaria multinacional yo desconfiaría siempre y más aún de aquellos anuncios publicitarios en los que remarquen que sus productos son saludables.

En el momento que haces un consumo responsable tú empiezas a cambiar el mundo.

Aquí tienes un completo glosario y un resumen sobre la labor de investigación de Joanne Blythman:

http://www.theguardian.com/lifeandstyle/2015/feb/21/a-feast-of-engineering-whats-really-in-your-food

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook